BENCH RESTAURANT

 

 

Lugares que pasan sin pena ni gloria. Así podemos definir la categoría de este sitio. Muchos me han preguntado alguna vez, oye… y este sitio? porque está bien ubicado y tiene un estilo “ al uso” aceptable. 

Pero lo cierto es que es un lugar del montón, con un precio excesivo para la calidad de comida que ofrece, es un quiero y no puedo. Quiere ser “cool” ofreciendo los platos “ de moda” que acaban siendo los nuevos básicos que todos tienen y que todos quieren.

Pero lo cierto es que es un sitio más, donde se come “ sin más” no encanta, tampoco disgusta. Ni frio, ni calor. 

Personalmente creo que es una pena, porque los sitios que no consiguen marcar la diferencia, al final acaban muriendo y desapareciendo y pienso que pueden sacar más rendimiento a un local en el que ofrecen desayunos, almuerzos, comidas, meriendas y cenas a todas horas mucho más si su carta tuviese la personalidad que necesitan y si además la cocina se lo currase un poco más.

Es un quiero y no puedo porque el personal quiere ofrecer tanto servicio que no tienen claro cuales son sus funciones, no sabemos la diferencia entre el que se supone que es camarero del que se supone que es el encargado de sala. Porque lo intuimos pero sus funciones no están claras.

De la comida, pues a ver, un menú a precio 12,90€  entre semana y 15,90€ los findes, es asequible y no está mal. Pero quieren ofrecer un servicio y un concepto gastronómico que no tienen. 

Le está pasando la catástrofe de quedarse estancado y ofrecer comida mal preparada a precio de oro. 

En la foto, los gyonza, no estaba mala la salsa, pero los trozos integrales de champiñones sobran. 

El tartar, los trozos de “atún” son tan grandes que puedo atragantarme con ellos. y digo “atún” porque eso no sabe a atún. No es atún ni se le parece.

El postre me dolió en el alma cuando me trajeron un donut chafado en una gofrera. Eso no es un ni donut, ni gofre, ¿ Cómo se llama pasar un donut por una tostadora? PUES ESO. 

Sobre la composición de la mesa, tengo un problema con los restaurantes que no saben poner los cubiertos en su sitio. Comprendo que haya gente que no entienda que los cubiertos, si me los pones juntos van a la derecha, sea o no sea diestro el que coloca y prepara la mesa. Es como si por ser zurdo debiese escribir de derecha a izquierda en vez de izquierda a derecha. 

No tiene excusa que muchos restaurantes se preocupen en mostrar una apariencia formal pero luego me presenten la mesa mal.

Eso sí, al menos limpios son. Por eso en mi opinión, si se ponen las pilas y espabilan, sacarían mucho más de lo que tienen ahora mismo.

Posibilidades tienen, si cambian la carta, mejoran en cocina, sirven postres reales y no bollería prefabricada y precalentada y lo más importante, dejan de querer ser como otros restaurantes de Valencia ( porque es una copia barata al grupo saona) y se centran en ser ellos mismos. 

Se puede ofrecer calidad en la cocina al precio del menú que ofertan, pero si no se lo curran más no dejaran de ser eso… un lugar del montón que pronto quedará en el olvido.

Os dejo su web porque la verdad hay que darle una oportunidad pero tampoco nos volvamos locos, es ese lugar ideal para ir un día donde quieres algo nuevo pero tampoco te esperes mucho. No es una catástrofe pero tampoco es el nova más, simplemente es Bench.

Anuncios