PUDDING DE CROISSANT

Hace tiempo que os debo una nueva receta… por lo que he decidido subir este postre!! Como sabéis, me gusta innovar, muchas veces parto de recetas ya existentes para crear una nueva, como es en este caso, la presente receta, 100% inventada, lo único que he tomado como base es lo que todo pudding necesita para ser real, el huevo, la leche, la cantidad de azúcar y la forma de elaboración principal ( primero nevera y luego al horno)

Si sois igual de creativos que yo, podréis tomar esta receta y mejorarla, en cuyo caso, me encantaría que compartieseis vuestras nuevas creaciones porque al final, la comunidad de los amantes de la cocina crecemos día a día a través de ese tipo de detalles, modificar ingredientes o cantidades… crear algo parecido pero no igual!!

Procedemos con la receta…

INGREDIENTES

500g de croissants de chocolate duros, que tengan unos días, lo que comúnmente consideramos “pasados”.

2 peras

4 huevos

1 yema

300 ml de nata líquida

250 ml de leche

150 g de azúcar

ralladura de una naranja

Vainilla Bourbon

sal 

mantequilla

PREPARACION:

  1. Engrasa la sartén con mantequilla, el fuego medio.
  2. Corta las peras en rodajas. 
  3. Poner los croissants deshechos junto con las peras en la sartén.
  4. Les añades mantequilla si crees que se va a quedar seco, vas removiendo, baja el fuego un poco y tapa la sartén para que se haga una buena mezcla.
  5. Cojamos un bol y batimos los huevos y la yema, añadimos la nata líquida, ralladura de naranja, vainilla, sal ( al gusto, yo soy super fan del chocolate salado por ejemplo) azúcar y mezclar todo bien.
  6. Obtendremos una mezcla homogénea. 
  7. Viértelo en la sartén cuando todo este bien mezclado.
  8. Remueve.
  9. Vierte la mezcla en un molde que puedas usar tanto para la nevera como para el horno.
  10. Cúbrelo con papel de aluminio y  a la nevera! una noche entera aunque no pasa nada si lleva 12h.
  11. Al día siguiente, hornea a 170 ° durante 40 minutos si tu horno es potente, de todos modos lo podrás comprobar si esta hecho cuando no baile y se quede con la firmeza de un bizcocho.
  12. Si no, no tengas miedo en subirle la temperatura pero tapado con papel de aluminio por si la parte superior se quema un poco.
  13. Cuando esté listo, desmóldalo y espolvorea primero con azúcar glás. 
  14. Déjalo enfriar y disfruta!!

NOTA: si te apetece darle un toque diferente, pruébalo con una cucharada de crema de cacahuete añadido a la mezcla antes de meterlo en el frigorífico y remueve bien para que se mezcle con todo… le dará un toque especial y diferente!!

Es el típico postre que “engorda” pero es más sano si lo haces en casa, por lo que cuando apetece hacer algo un poco más “marrano” pero no quieres caer en comprar ultra procesados y mil grasas trans… es la mejor opción!!!

Y además… sobrará bastante! otra forma de aprovecharlo a mono dosis es prepararlo en una bandeja para magdalenas y así se dosifica un poco más!

¡ A disfrutar!