LA TASCA DEL RETIRO

Hace unos años hablé en un post sobre la tasca de Figueroa en Madrid y os comenté algunos platos que son sublimes tanto por la calidad de su producto como por el precio que tienen. Otro de los grandes destacados es sin duda la tarta de queso, elaborada al estilo de la gran emblemática New York Cheesecake pero con la cualidad excepcional de hacer saltar las lagrimas al americano más autóctono y enloquecido por su clásica NY Cheesecake.

Quienes vivís en Madrid sabéis que la tasca de Figueroa cerró sus puertas hace unos años, ya que nuestra capital como toda gran ciudad exige que hay que renovarse o morir y los locales cambian continuamente de sitio bajo la estela del ferviente estrés cosmopolita.

La tasca de figueroa recibía su nombre por ubicarse en la calle figueroa. La tasca de ventura, ubicada en ventura rodriguez es otro de sus locales el cual se mantiene abierto ofreciendo un ambiente más cálido y acogedor y la última apertura de este grupo empresarial ha sido la tasca del retiro, ubicada frente al retiro en la avenida Menéndez Pelayo número 11 y su estilo es absolutamente elegante, sillones aterciopelados en negro con tachuelas doradas, lámparas grandes y lujosas, rincones pensados para un ambiente íntimo y personal, pero también para una comida o cena de empresa en un restaurante que huye del bullicio y del escándalo y permite que las conversaciones de una velada fluyan con naturalidad para aquellos que veneran la elegancia y el estilo como modo de vida.

Hablemos de su cocina que en realidad, poco a cambiado. El equipo sigue el estilo que la tasca de figueroa dejó. Los cocktails están a la orden del día ya que es uno de los pocos sitios en los que te pueden servir un clásico Manhattan bien preparado, si eres de los tradicionales o una Dama Blanca con todo su sabor en el punto exacto, mi recomendación en este aspecto sin duda es el Black Russian si os apetece algo nuevo y atrevido.

De la carta, os recomiendo lo que ya recomendé con la tasca de Figueroa porque son los que NUNCA fallan, el falso rissotto con tartufata boletus y foie a la plancha. Sin embargo, me he quedado por probar los torreznos de la tasca y que sin duda serán mi próximo pedido cuando vuelva. Respecto de los principales, destacaré el pulpo ya que es absolutamente fresco y la verdad es que merece mucho la pena.

La grandilocuencia de este restaurante no reside solo en su carta ni su ambiente, también en la oferta que tiene para todos los bolsillos permitiendo que absolutamente cualquier persona pueda tener la oportunidad de conocer su buena cocina cualquier día de la semana, ofreciendo un menú ejecutivo por 14,95€ de manera que el menú siempre incorporará platos frescos y preparados al momento.

Efectivamente como yo fui entre semana y ya conozco parte de su carta decidí probar el menú ejecutivo ya que contenía una opción de principal de carne y otra de pescado y quise comprobar que a diferencia de otros restaurantes que ofrecen menús a precios tan baratos en Madrid, se incurre en el fallo de creer que siendo un precio tan barato en un restaurante tan chic, es probable que no sea cocina de mercado y lo cierto es que el grupo la Tasca tiene un compromiso con el cliente no firmado, de que su cocina SIEMPRE es FRESCO Y DEL DÍA.

Os dejo las imágenes de la comida para que veáis también la presentación de sus platos, podáis comprobar la calidad del producto y su preparación haciendo zoom en la imagen ( para mis queridos seguidores más expertos y cocineros) y repito, todo es de elaboración artesana, por lo que incluye a los helados.

Pedimos dos ensaladas Waldorf ( fuera de carta) acompañadas de pechuga a baja temperatura y servida en frio ( obviamente) por lo que lo hizo que fuese un ingrediente añadido a una ensalada Waldorf diferente pero perfectamente armonioso.

Carpaccio de solomillo de ternera perfectamente en su punto acompañado de patata estofada, lomo de merluza con langostino sobre cama de patata y por supuesto sus helados artesanales, vainilla ( con vainilla pura, obvio, nada de sucedáneos ni aromas) y chocolate con naranja ( sabor y trocitos de naranja deliciosos) que si debieran vender en tarros de medio litro sus helados, yo iba a hacer cola.

El servicio como siempre, impecable, sin errores, atentos y bien preparados, saben con qué trabajan y lo que tienen, rápidos y elegantes, creando la armonía perfecta para un restaurante perfecto, pues por buena que sea la cocina y por bonito que sea el sitio, si no hay una buena atención y no se sirven las cosas bien… no hacemos nada.Es importante saber hacer llegar los platos en su orden y a su tiempo.

Y como os he dicho, 14,95€ bebida incluida, una ganga para un sitio tan bien ubicado, un ambiente tan bonito, una cocina tan perfecta.

Os dejo su web para que podáis hacer reserva mediante WhatsApp y si os guardáis en contactos el tele cada día tendréis en estados de WhatsApp los nuevos menús.

¡No os lo perdáis y sobre todo disfrutad de la experiencia porque merece mucho la pena!